Noticias
Noticias
Noticias
3359
visitas
Un

Un médico malagueño del Hospital Regional recorrerá el Camino de Santiago en un proyecto personal y solidario a favor de la Fundación Luis Olivares

Acompañado de dos amigos, recorrerá los 1.520 kilómetros que separan la ciudad francesa de Le Puy en Velay de Santiago de Compostela, con el objetivo de recaudar fondos para distintos proyectos de la fundación
Presentación del proyecto solidario a favor de la Fundación Luis Olivares

El médico malagueño especialista en Aparato Digestivo del Hospital Regional de Málaga, Román Manteca, recorrerá el Camino de Santiago en un reto personal y solidario cuyo objetivo es la obtención de fondos de aportaciones de particulares y empresas mediante la venta de kilómetros solidarios. La recaudación irá destinada a la Fundación Luis Olivares, que participa con sus proyectos en el Hospital Materno Infantil de Málaga.

Junto con otros dos compañeros, Pablo Chica y Celestino Lombardía, ya jubilados, recorrerán – dos de ellos a pie, siempre que sea posible corriendo, y uno de apoyo en bicicleta - los 1.520 kilómetros que separan Le Puy en Velay (Francia) de Santiago de Compostela.

Este proyecto solidario ha sido presentado hoy en el Hospital Regional de Málaga por el director médico de los hospitales públicos de Málaga, Miguel Ángel Prieto, junto al director de la Unidad de Gestión Clínica de Aparato Digestivo del Hospital Regional, Román Manteca; el presidente de la Fundación Luis Olivares, Andrés Olivares; y Pablo Chica, peregrino solidario.

Los tres iniciarán el camino en Le Puy – conocido como Vía Podiensis – que va desde esta ciudad francesa a Saint Jean de Pie, siendo el principal Camino de Santiago que transcurre por tierras francesas; para enlazar después con el Camino Francés, desde Roncesvalles hasta la capital gallega, transitando por la más importante vía de peregrinación medieval europea.

En palabras de Román Manteca, “la dificultad física y mental que supone este reto es también un homenaje a mis difuntos padres, y quiere reproducir los sacrificios realizados por ellos para educarnos a mi hermano y a mí”.

La salida está prevista para el 16 de abril - fecha del fallecimiento de su madre – y la llegada está prevista para el 21 de mayo – fecha de la muerte de su padre – y tienen previsto recorrer una media de 50 kilómetros diarios. Todo el equipamiento personal lo portarán en mochilas, lo cual aumenta la dificultad del recorrido.

La motivación personal de Manteca y la experiencia como corredor de maratones, cinco de ellos finalizados por debajo de tres horas, y de ultradistancia (carreras de 100 kilómetros), son sus principales apoyos. En los 36 años de experiencia lleva 120.000 kilómetros recorridos.

La venta de los ‘kilómetros solidarios’ a favor de la Fundación Luis Olivares – cuyo kilómetro 0 ya ha sido adquirido - se puede realizar a través de una cuenta corriente disponible en la web de la fundación (http://www.fundacionluisolivares.org/event/1101/)

Fundación Luis Olivares

La Fundación Luis Olivares nace por expreso deseo de Luis, que antes de fallecer a causa de leucemia, pidió a sus padres que ayudaran a niños que estaban enfermos como él. Desde entonces se puso en marcha un proyecto cuyo objetivo es que un niño enfermo no pierda la sonrisa y que sus padres y familiares tampoco lo hagan.

Desde finales de 201, la Sala de Participación Ciudadana – financiada por la Fundación Luis Olivares y ubicada en el Hospital Materno Infantil - es el ‘refugio’ de todas esas familias que tienen que pasar tanto tiempo en el hospital, donde una psicóloga de la fundación ofrece apoyo emocional y los voluntarios están dispuestos a entretener a los menores.

Desde mayo de 2013 la fundación también ofrece sus servicios en el Edificio La Noria perteneciente a la Diputación Provincial de Málaga. Este lugar, fuera ya del recinto hospitalario, pretende seguir siendo el ‘refugio’ de estas familias y en ella se ofrece diversas actividades - fundamentales para que un menor con una enfermedad oncológica y su familia puedan mejorar su calidad de vida – tales como apoyo psicológico, fisioterapia, nutrición, reiki, medicina tradicional china, talleres lúdicos, entre otras.

El trabajo de la Fundación Luis Olivares se ve mil veces recompensado por la sonrisa de un niño o por el abrazo de un padre, todo esto sin olvidar que cualquier persona puede salvar una vida haciéndose donante de médula ósea.

Fuente:
Unidad de Comunicación de los Hospitales Universitarios Regional de Málaga y Virgen de la Victoria