Noticias
Noticias
Noticias
2215
visitas
Lib

Libros para ayudar a curar

Un grupo de voluntarios recorre las habitaciones del Hospital Clínico para realizar préstamos a los pacientes La biblioteca posee obras en más de una decena de idioma
Libros para ayudar a curar

Quien tiene un libro, tiene un amigo, y este dicho tiene aún más relevancia si el lector está confinado en una habitación de hospital o, incluso, si no puede bajarse de su cama. De esta forma piensan la biblioteca de pacientes del Hospital Clínico de Málaga y un grupo de voluntarios, que cuatro días en semana van repartiéndolos por las plantas del recinto, para todos aquellos usuarios que no puedan acceder a la sala de lectura.

La iniciativa, según cuenta Teresa García Ballesteros, jefa del Servicio de Biblioteca, comenzó ya en torno a 1987, cuando todavía estaba la mayor parte de la plantilla en el Hospital Civil. "Siempre hemos funcionado a través de donaciones, nos las hacen los pacientes, los empleados del hospital y bibliotecas públicas", explica, y destaca que éstas pueden ser "de lo más variopintas", ya que últimamente les están llegando muchos libros del aula de alemán de Torremolinos gracias a uno de sus voluntarios, profesor de esta lengua.

Y precisamente el tema de los idiomas es otro elemento fundamental en esta actividad, debido a que cuentan con muchos pacientes extranjeros: "Tenemos libros en más de 13 ó 14 lenguas, en muchas europeas, también en chino, en ruso", resalta mientras muestra un catálogo donde hay imágenes de las portadas de los libros en chino en vez de un listado de títulos y autores, solución que han encontrado para comunicarse con los enfermos de esta nacionalidad.

Pero además de estas guías, los voluntarios llevan varias decenas de obras en los carritos que pasan por las habitaciones, como hace cada semana Ana Isabel Luque. Ella se enteró de esta actividad hace 4 años a través de la asociación Nueva Vida: "Me gusta ayudar a la gente y me parece una manera muy agradable de poder compartir con ella. Muchas veces la gente está sola y necesita hablar, necesita que le recomiendes algo, un libro... y hacer que el estar en un hospital, que a veces es tan triste, sea menos desagradable".

Y cuenta Ana Isabel que muchos pacientes cuando ella llega a las habitaciones, al ir ella en bata, creen que es médica: "Yo siempre que entro les digo 'tengo cara de importante pero no lo soy', entonces ya se ríen". Algo, que según comenta, ayuda a bajar la tensión en la que muchos se encuentran.

En cuanto a las preferencias de los lectores, destacarían, como explica Ana Isabel, "las cosas que hacen que se olviden de lo que están viviendo, relatos de humor, revistas, novelas de acción. Y después ya hay gente que, por ejemplo, le gusta algo más duro, como los libros de terror. Incluso hay quienes buscan libros para aprender, 'tengo esta enfermedad ¿tiene algo?', cómo dejar de fumar, cómo pagar los créditos. La variedad es muy grande". Además, agrega Teresa, habría que destacar el gran éxito que tiene la lírica: "La poesía desaparece, sobre todo García Lorca y Antonio Machado".

Todo esto entronca con la frase de la escritora estadounidense Emily Dickinson que destaca la biblioteca en su folleto informativo: "Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro". La biblioteca, que presta este servicio de forma gratuita, dispone de un fondo de 6.000 libros en total, que también sirven para surtir las habitaciones del Hospital Marítimo de Torremolinos. Los préstamos ascenderían, según indicó Teresa a los 1.300 o 1.400 al año.

Fuente:
Diario Málaga Hoy