Noticias
Noticias
Noticias
1906
visitas
Voc

Voces con puesta a punto

El Hospital Clínico crea talleres para evitar dolencias de personas que por su trabajo tienen que hablar mucho
Voces con puesta a punto

Perder la voz, sufrir una ronquera o tener una patología en las cuerdas vocales agobia al que lo padece. Si la que sufre esa dolencia es una persona que tiene en la voz su principal arma de trabajo, la situación es aún más complicada.

Profesores, locutores, actores o cantantes, por poner algunos ejemplos, son profesionales que se enfrentan a un verdadero problema si les falla la herramienta con la que se ganan el sustento. Para prevenir la aparición de esas patologías, el servicio de otorrinolaringología del Hospital Clínico Universitario ha creado los talleres de la voz, que serán impartidos por especialistas en logopedia y en otorrinolaringología en el Hospital Marítimo de Torremolinos.

El primero se pondrá en marcha mañana lunes. El segundo será el martes. El tercero se desarrollará el 18 de enero. Posteriormente, habrá uno cada mes. Los talleres están pensados para profesionales que por su actividad diaria tienen que hablar bastante, lo que repercute en su voz y puede provocar la aparición de enfermedades que mermen su capacidad laboral. El riesgo es que si no se ponen soluciones a tiempo, lo que en principio es una patología benigna se agrava.

El jefe del servicio de otorrinolaringología del Clínico, Gabriel Rodríguez Baró, explicó a este periódico que los problemas más frecuentes incluidos en la patología de la voz son los que se agrupen dentro de la llamada disfonía, que se define como un trastorno cualitativo o cuantitativo de la fonación por causas orgánicas o funcionales. Dentro de la disfonía están los nódulos y los pólipos de las cuerdas vocales, los edemas y la fatiga de la voz.

El perfil de los afectados por esas dolencias es el de profesionales que tienen en la voz su principal instrumento de trabajo, como es el caso de profesores de instituto, maestros de escuela, locutores y personas que no teniendo su órgano de fonación preparado para ello suelen utilizarlo durante más de cuatro horas seguidas.

Más de un centenar de casos

En las consultas externas del servicio de otorrinolaringología del Clínico se atienden más de un centenar de casos cada mes de pacientes con problemas en la voz por hablar en exceso. En función de las características de esas lesiones, los pacientes reciben un tratamiento de logopedia o se recurre a una operación denominada microcirugía laríngea (se hace una media de cuatro intervenciones al mes).

Los talleres -cada uno durará entre dos horas y media y tres, con una participación máxima de diez personas- se ponen en marcha para ofrece educación sanitaria que permita prevenir y evitar muchas de esas dolencias, indicó el doctor Rodríguez Baró. «A las personas que asistan se les enseñará la manera mejor de usar su voz. Para ello, se les recomendarán unas pautas y hábitos de higiene bucal», precisó el jefe de otorrinolaringología del Clínico Universitario. En ese sentido, aconsejó que las personas que se ven en la necesidad de hablar mucho deben hacer ciertas pausas y dejar su voz en reposo. Igualmente, en los casos en que la enfermedad ya ha surgido, se les trata y se les dice la forma en que deben enfocar el problema para poder corregirlo y que no vaya a más.

«Lo que queremos es reducir la aparición de patologías benignas de la voz. Se puede conseguir si la persona está suficientemente informada y sabe lo que debe hacer para cuidarse», recalcó el doctor Rodríguez Baró.

Hay ciertos factores que contribuyen a que surjan dolencias relacionadas con la voz. Uno de ellos es el consumo de tabaco. Los fumadores tienen mayor riesgo de sufrir esas patologías. Igualmente, no son recomendables los alimentos salados o muy picantes. Tampoco es bueno tomar muchos caramelos, porque estimulan la salivación y eso redunda negativamente en la voz, manifestó el otorrinolaringólogo.

Fuente:
Diario Sur (Ángel Escalera)
Unidades Organizativas vinculadas