Noticias
Noticias
Noticias
1966
visitas
El

El Clínico incorpora una técnica que detecta el melanoma de forma inmediata

El diagnóstico precoz se hace a través de una fotografía de gran precisión. Este sistema informático determina si un tumor es benigno o maligno
Lunares: hay que estudiarlos si crecen o sangran

Descubrir precozmente un melanoma -el cáncer de piel más grave- es fundamental para curarlo. El Hospital Clínico cuenta con una técnica que permite el diagnóstico inmediato de este tumor para, a continuación, proceder a extirparlo quirúrgicamente. Descubierto a tiempo, el melanoma se cura en un 90% de los casos, precisa el catedrático y jefe del servicio de dermatología del Clínico, Enrique Herrera.

Para la detección inmediata de este cáncer tan agresivo, los dermatólogos del Clínico disponen de una herramienta muy certera: un sistema informático que mediante imágenes determina si una lesión en la piel es benigna o maligna. La dermatoscopia permite analizar en la pantalla de un ordenador una fotografía de la zona afectada con un aumento veinte veces superior al tamaño real. Esta técnica revela, a través de una serie de rasgos morfológicos, si el paciente sufre un melanoma o no y si la lesión está en procesión de transformación de benigno a maligno, explica el doctor Herrera.

En las ocasiones en que el lunar analizado no se ha convertido en un cáncer, esas imágenes se guardan para hacer un seguimiento y comprobar que con el paso del tiempo no se transforma en un melanoma.

Esta técnica la utiliza la unidad de lesiones pigmentadas, un tipo de patología de la piel muy frecuente, porque todas las personas tienen lunares. El estudio con dermatoscopia está indicado especialmente para pacientes que acumulan más de un centenar de lunares en su cuerpo o cuando alguno de ellos ha cambiado de tamaño o ha sangrado.

El riesgo de los lunares

Los lunares son tumores benignos que provienen de una célula llamada melanocito. Las personas que tienen más lunares presentan mayor riesgo de que alguno acabe derivando a un melanoma. A ese respecto, el jefe del servicio de dermatología del Clínico señala que lo peor es que ese tumor desemboque en una metástasis y se ramifique a otras partes del organismo. «Cuando hay metástasis, la supervivencia de los enfermos a los cinco años de habérseles diagnosticado el cáncer es del 25%. En cambio, si se detecta de forma precoz, la curación llega al 90%. De ahí la importancia de contar con la dermatoscopia», subraya el doctor Herrera.

Este tipo de cáncer de piel tan agresivo afecta más a los individuos de piel muy blanca, con muchos lunares en su cuerpo y que han sufrido frecuentes quemaduras solares por no protegerse la piel convenientemente.

El dermatólogo recomienda utilizar cremas fotoprotectoras cuando se va a la playa, no tomar el sol en las horas de mayor fuerza de los rayos (entre las doce del mediodía y las cinco de la tarde), usar sombrero y camiseta y extremar el cuidado con los niños para preservarlos de las quemaduras solares.

Enrique Herrera indica que hay otros tipos de cáncer de piel que, sin llegar a ser tan peligrosos como el melanoma, también hay que prevenir y diagnosticar con prontitud. El año pasado el servicio de dermatología del Clínico atendió a 700 pacientes que sufrían carcinomas basocelulares y espinocelulares. El cáncer basocelular es cuatro veces más frecuente que el espinocelular y su pronóstico de curación suele ser muy bueno.

El doctor Herrera dirige un estudio sobre la incidencia del cáncer de piel. En la provincia de Málaga hay 170 casos por cada 100.000 habitantes. «La incidencia del tumor de piel es de las más altas del total de la patología tumoral», apostilla el jefe del servicio de dermatología.

Fuente:
Diario Sur (Ángel Escalera)
Unidades Organizativas vinculadas