Noticias
Noticias
Noticias
2047
visitas
El

El Clínico dispone de un equipo más preciso para el diagnóstico de las manchas de la piel

La dermatoscopia, que funciona con fotografías de las zonas afectadas, posibilita una exploración cómoda y automática de los lunares. Ha permitido detectar 1.500 anomalías en su primer año de funcionamiento
Hospital Universitario Virgen de la Victoria

Lunares cambiantes, de colores oscuros, asimétricos o con un tamaño superior a los seis milímetros. Cualquiera de estas pistas es motivo justificado de sospecha. Quienes se descubran uno de estos nevus pueden plantearse la angustiosa pregunta de si se trata de manchas benignas o malignas.

Para su tranquilidad, el Clínico dispone desde hace un año de un moderno equipo de dermatoscopia computerizada que permite que el paciente conozca el diagnóstico de forma inmediata, cómoda y precisa. Durante su primer año de funcionamiento esta herramienta, integrada en la unidad de lesiones pigmentadas, ha atendido a 450 pacientes en los que ha permitido detectar más de 1.500 anomalías -principalmente en tronco y espalda. De ellas, 54 correspondieron a melanomas.

Como explican los dos profesionales responsables de esta unidad del servicio de dermatología, Matilde Mendiola y el médico residente Norberto López, el estudio con dermatoscopia está indicado especialmente en pacientes que acumulan más de medio centenar de lunares en su cuerpo o en aquellos que presentan una lesión dudosa. Para realizarles el diagnóstico, se emplea un complejo sistema informático que mediante imágenes fotográficas determina con gran exactitud la naturaleza de las lesiones.

Toma de datos

La exploración no es invasiva. La toma de datos se efectúa mediante un pequeño aparato que, a modo de lector de código de barras, realiza tres fotografías sobre la zona que se quiere analizar. Al momento, esas instantáneas se graban en la pantalla de un ordenador que permite contemplar el área afectada con una magnificación de la imagen de hasta 100 aumentos. A través de una serie de rasgos morfológicos, los médicos pueden determinar si el paciente sufre un melanoma o si la lesión está en procesión de transformación de benigna a maligna.

Como explica la doctora Mendiola, una de las principales ventajas de esta técnica es la precisión en el diagnóstico. En este sentido, explica que un dermatólogo es capaz de detectar correctamente un melanoma en el 60% al 85% de las ocasiones. «Con esta técnica la sensibilidad aumenta de un 10 a un 27%», dice.

La comodidad y la rapidez son otras de sus bazas. Y es que como subraya Mendiola, hasta la entrada en funcionamiento de este equipo, la unidad que dirige tenía que hacer todo el diagnóstico de modo manual, realizándole fotografías a los pacientes con cámaras al uso, lo cual suponía una mayor inversión de tiempo y de esfuerzo.

Además de estos inconvenientes la técnica tradicional era mucho menos exacta y no permitía el almacenaje de los datos, «todo se hacía a ojo y de memoria, sin la posibilidad de contrastar los casos con otros compañeros», relata Mendiola. Y continúa: «Ante la duda, el paciente se sometía a intervención quirúrgica, muchas de ellas innecesarias y que ahora pueden evitarse gracias a la precisión y a las garantías que ofrece el nuevo equipo», subraya.

Este sistema de trabajo ha dado un giro de 180 grados gracias a la dermatoscopia computerizada, que posibilita que toda la información sobre el paciente quede registrada en una base de datos digital, lo que sirve para realizar un fácil seguimiento de enfermos con lesiones múltiples y mayores riesgos de presentar melanomas.

Incidencia

La incidencia del melanoma se ha duplicado en las últimas décadas. A juicio de la dermatóloga Matilde Mendiola, el cambio en las costumbres de la población explica que se esté multiplicando la aparición de nevus o lunares. «Antes las personas iban más tapadas, hoy se va más desprotegido de ropa con lo que se expone la piel mucho más al sol», indica la doctora, quien recuerda que la aparición de lesiones pigmentadas está vinculada a la herencia y a una exposición solar alta.

Para prevenir esta patología, los dermatólogos recomiendan utilizar fotoprotección cuando se vaya a la playa, no tomar el sol entre las doce del mediodía y las cinco de la tarde y extremar el cuidado con los niños para preservarlos de las quemaduras solares.

Las claves

La dermatoscopia

Técnica que permite detectar de forma precisa, rápida y cómoda la aparición de melanomas. El equipo está compuesto de una cámara para macro y microfotografía, fibra óptica, una compu-tadora y un monitor.

Presupuesto

El Clínico ha invertido unos 18.000 euros en la adquisición de este moderno sistema.

Balance

En su primer año, la unidad de lesiones pigmentadas ha atendido a 451 pacientes con esta técnica, que ha permitido detectar 1.534 lesiones, la mayoría benignas.

Fuente:
Diario Sur (Almudena Nogués)
Unidades Organizativas vinculadas